13:13h. Domingo, 16 de Junio de 2019

Compromís "bloquea" las donaciones de Amancio Ortega para la sanidad valenciana

El Ayuntamiento sigue en sus trece. La Concejalía de Urbanismo de Valencia no quiere hacer concesiones y pretende exigir todas las licencias a los hospitales públicos valencianos que hayan programado la instalación de los equipos de diagnóstico por imagen que han sido comprados con los 30 millones de euros que ha donado la Fundación Amancio Ortega (dueño de Inditex y de las firmas vinculadas a la textil Zara). Es decir, se reciben unos equipos gratis pero se exige como si costaran dinero al erario público.

Desde el consistorio valenciano han dejado claro que no pueden hacer distinciones y que sólo pueden agilizar los plazos de la concesión de licencias. De hecho, durante la mañana de ayer los responsables de las empresas que han sido contratadas para instalar las máquinas compradas con la donación del dueño de Zara explicaron a EL MUNDO que el Ayuntamiento impone las mismas licencias para los hospitales públicos que para cualquier otra empresa.

Las empresas solicitaron las licencias y recibieron como respuesta que «al tratarse de hospitales públicos valencianos se podría agilizar». Un proceso más sumario que podría suponer que en lugar de seis meses de burocracia administrativa podrían agilizarse los trámites y quedarse en sólo unos días.

Una paradoja porque a los centros hospitalarios públicos se les está exigiendo las mismas licencias de actividad que a cualquier industria pese a que llevan varias décadas ofreciendo atención médica e intervenciones clínicas sin que las licencias fueran ningún tipo impedimento.

Tanto el hospital La Fe, como en el Clínico iniciaron hace unos días los trámites para poder realizar las obras de adecuación en las áreas de radiología de ambos centros, técnicos del Ayuntamiento de Valencia han puesto trabas con el argumento de que se carecía de licencia de primera ocupación.

Desde La Fe y el Clínico se ha tramitado una licencia de obras exprés para poder fijar una resonancia magnética (RM) y un acelerador lineal, respectivamente. La fórmula utilizada para agilizar la licencia ha sido a través de una petición de declaración responsable visada por el Colegio de Arquitectos que debería haber estado resuelta en 24 horas. Sin embargo, la licencia ha sido echada atrás por el consistorio porque se considera que tanto La Fe como el Clínico no disponen licencia de actividad al faltarles la de primera ocupación.

El Ayuntamiento, aunque se trata de hospitales públicos, pide expresamente que se solicite la licencia habitual y que se abandone la idea de la declaración responsable para iniciar las obras. El Ayuntamiento exige licencias a los hospitales públicos con total contundencia pese a que se produce una completa paradoja, porque los dos centros hospitalarios de la Conselleria de Sanidad llevan funcionando décadas -en consultas asistenciales y operaciones quirúrgicas- sin que hayan precisado justificar su actividad de atención médica pública.

La concesión de licencia a través de una declaración responsable ha sido descartada tanto en La Fe como en el Clínico porque ninguno de los centros dispone ni tan siquiera de la licencia de primera ocupación. Esta postura la justificaron porque se trata de una condición imprescindible, indicaron fuentes de la Concejalía de Urbanismo, para poder tramitar una declaración responsable.

Urbanismo requirió a los técnicos de ambos hospitales que presentaran la solicitud de una licencia normal con el compromiso de que el Ayuntamiento tramitaría con la mayor urgencia ambos permisos. De esta manera, indicaron, la autorización se podría otorgar en el plazo de una semana y 10 días. Las fuentes consultadas manifestaron que las dos solicitudes de licencia llegaron ayer oficialmente a las dependencias municipales y que ya se ha procedido al inicio de su tramitación.

Desde la Concejalía de Urbanismo insistieron en la necesidad de arreglar la situación administrativa de ambos centros sanitarios para poder tramitar con mayor celeridad cualquier licencia o permiso municipal. Y es que, los funcionarios del consistorio sólo pueden tramitar las declaraciones responsables, un procedimiento mucho más rápido, cuando se dan una serie de requisitos tipificados como, en este caso, la licencia de primera ocupación.

Mientras tanto los responsables de radiología de La Fe y del Clínico siguen a la espera de que el Ayuntamiento resuelva las trabas administrativas.

fuente: https://www.elmundo.es/comunidad-valenciana/2018/12/11/5c0eccd1fc6c83280a8b45fb.html